A lo largo de los años el bacalao se ha convertido en el plato estrella de la Nochebuena en Galicia. Esta tradición se remonta siglos atrás y su origen reside en el tiempo de vigilia y las tendencias de consumo de las familias gallegas.

LA TRADICIÓN

La historia del bacalao se remonta al siglo X, cuando los pescadores noruegos descubrieron que su proceso de secado lo hacía apto para transportarlo y venderlo en mercados del interior. En España, pescadores del norte se unieron a su pesca, convirtiéndolo en un recurso económico crucial. Desde el siglo XVI, fue el pescado más consumido en Europa y una fuente económica muy importante para los pescadores, especialmente los gallegos.

En los años siguientes, su consumo continuó en aumento gracias a la Iglesia católica. Con la prohibición del consumo de carne, el pescado era la opción más viable y el bacalao era la especie en auge en aquel momento. El calendario de vigilias coincidía con Nochebuena y ante la imposibilidad de celebrarlo con carne, las casas gallegas optaban por el bacalao, el cual era fácil de transportar y de conservar.

Aunque con el paso de los años las prohibiciones de la vigilia se fueron suavizando, esta costumbre acabó arraigándose en la sociedad gallega hasta nuestros días, donde es muy común tomar bacalao con coliflor u otro tipo de plato que incluya este pescado.

EL BACALAO EN LA ACTUALIDAD

Hoy en día podemos encontrar el bacalao en su forma más tradicional y también desalado, que hace mucho más simple la elaboración de cualquier receta ya que están listos para ser cocinados.

Son muchos los que optan por celebrar las cenas y comidas navideñas fuera de casa, sin renunciar a los platos típicos de siempre, por lo que contar con un buen producto es clave para ofrecer un buen servicio.

Nuestras piezas de bacalao Pitanza desalado ofrecen una gran flexibilidad y un ahorro de tiempo en el preparado. Todos los bacalaos, de la especie Gadus Morhua, proceden de una pesca salvaje sostenible en aguas de Islandia, Noruega y las Islas Feroe.

El bacalao Pitanza se presenta en diferentes piezas para la comodidad del restaurador:

  • Lomos: se caracterizan por su grosor y laminación especial, con un peso aproximado por pieza de 300 gramos.
  • Tacos: ideal para preparar todo tipo de recetas y disponible en diferentes tamaños: 450, 400 y 250 gramos.
  • Desmigado: perfecto para hacer rellenos o empanadas.

Todos ellos se presentan envasados en una atmósfera protectora listos para ser cocinados al momento sin ninguna preparación previa. Su envasado permite una conservación más larga manteniendo las características del producto.

Entra en nuestro catálogo web para encontrar el producto que más se adapte a tus necesidades.